endodoncia brenes

¿Qué es una endodoncia y cuándo debo hacerme una?

En el post de hoy te vamos a explicar en qué consiste exactamente una endodoncia y en qué casos recomendamos esta técnica odontológica. En nuestra Clínica dental en brenes tenemos muchos casos de pacientes que acuden a su revisión acusando ciertas molestias en una pieza dental. Tras revisar tu caso, el diagnóstico nos indica que es necesario la realización de una endodoncia. Y es ahí cuando surgen las primeras dudas de nuestros pacientes, ¿Qué es la endodoncia?¿Me va a doler? Para qué sirve? Hoy os vamos a explicar en qué consiste el tratamiento y en qué casos se recomienda esta técnica odontológica para que se resuelvan todas las dudas que puedas tener.

La endodoncia es un tratamiento englobado dentro de la Odontología Conservadora mediante la cual se produce una eliminación del paquete vasculonervioso, por lo que comúnmente se conoce como “matar el nervio”.

En determinados casos, cuando existe una caries y ha avanzado tanto que ha provocado una seria infección, se debe realizar este procedimiento para que el problema no se agrave produciéndose un absceso y generando dolencias como:

  • La sepsia (que la infección se extienda a la sangre) que puede desencadenar otras enfermedades como endocarditis, neumonía, absceso cerebral… Incluso puede ocasionar la muerte.
  • La pérdida total del diente.
  • La osteomielitis (infección en el hueso de la mandíbula).
  • La angina de Ludwig o celulitis facial (afección a los tejidos blandos de la mandíbula).

¿Para qué sirve una endodoncia?

La finalidad de la endodoncia es salvar el diente y restaurarlo a fin de no tener que extraerlo. En líneas generales, la endodoncia debe ser realizada cuando existe una inflamación irreversible (necrosis) del tejido pulpar. Esta inflamación va asociada a una molestia muy fuerte en los dientes… Incluso, puede manifestarse un dolor intenso ante algún cambio de temperatura. Este es sin dudas un buen motivo para acudir a una revisión anual al dentista.

¡La prevención es la clave!

Tipos de endodoncia

Una endodoncia dental se puede clasificar de acuerdo al número de raíces y conductos radiculares que tenga el diente a tratar, de modo que un diente puede presentar más de un conducto radicular. Por ello se clasifican en tres tipos:

  • Endodoncias unirradiculares: Es el procedimiento que se realiza en los dientes que solo tienen un conducto radicular. Los dientes a los que se les suele aplicar este tratamiento son los incisivos (centrales y laterales), los caninos (superiores e inferiores). También entran en esta categoría los primeros y segundos premolares inferiores.
  • Endodoncias birradiculares: Este procedimiento se realiza a los dientes que tienen dos conductos radiculares. Se les aplica a los segundos premolares superiores, que aunque solo tienen una raíz es común que tengan dos conductos radiculares.
  • Endodoncias multirradiculares: Es un procedimiento de tratamiento de conducto para los dientes que tienen tres o más conductos radiculares. Los dientes a los que se les aplica este tratamiento son los molares superiores e inferiores. También se le conoce como endodoncia molar.

La fisiología de cada diente no es universal, por ende existen variaciones entre el número de raíces y el número de radículas que pueda tener un diente… Esto hace que el dentista realice uno u otro método para localizar y tratar cada conducto radicular para que el tratamiento de endodoncia sea exitoso.

¿Cómo sé si necesito una endodoncia?

Para saber si necesito o no una endodoncia es necesario acudir al dentista en caso de presentar síntomas como:

  • Sensibilidad en los dientes al frío o al calor: Puede ser debido a que el esmalte de la dentina esté desgastado, problemas de caries o algún tipo de fractura.
  • Dolor durante la masticación: Aunque a simple vista no se divise nada, puede que exista un problema interno que necesite una endodoncia. El dolor es una de las advertencias que genera el organismo como indicativo de que algo no anda bien en la cavidad oral.
  • Oscurecimiento repentino de un diente en particular: Es debido a algún traumatismo que impide que le llegue el mismo flujo sanguíneo al diente.
  • Inflamación de las encías: Es un indicativo de que algo no va bien en las raíces de tus dientes.
  • Mal aliento: Ocurre cuando existe un cuadro infeccioso que no ha sido atacado a tiempo y se ha multiplicado.
  • Hinchazón externa de las zonas aledañas a los dientes: Es un mecanismo de defensa del organismo como indicativo de que existe un problema infeccioso.

Preparación previa

La preparación previa para un tratamiento de endodoncia depende de las indicaciones del dentista de acuerdo a los antecedentes médicos que tenga el paciente. También dependerá en gran medida del motivo de la endodoncia y de los síntomas que manifieste el paciente. Sin embargo, en algunos casos el dentista puede recetar antes de realizar este tratamiento son antibióticos para contrarrestar la infección y evitar posibles complicaciones futuras.

Cuidados después de la endodoncia

Como en todo tratamiento odontológico lo que sigue después de realizarse alguno es tener una correcta higiene bucal a pesar de las molestias.

También cabe destacar que si acabas de salir de una endodoncia debes realizar la masticación con sumo cuidado y evitar en lo posible la ingesta de alimentos calientes o fríos… Con ello evitas quemaduras o mordeduras producto de la insensibilidad que te queda de la anestesia. Incluso se debe evitar en lo posible la masticación en el diente afectado.

Deja una respuesta